Facebook Twitter Google +1     Admin

" Morir no es nada, morir es vivir, morir es sembrar." José Martí.

Vergüenza y amor infinito a la libertad.

20080315224523-antonio-maceo.jpg

Por: Elízabeth Silva Rodríguez

Con ideales convincentes y bien definidos, un cubano amante de la Patria y la libertad, Carlos Manuel de Céspedes le dio la libertad a sus esclavos en el ingenio La Demajagua, siendo ésta la génesis de la Guerra de los Diez Años, en la que hombres valientes como los Maceo, Máximo Gómez, Agramante y muchos más materializaron sus ansias independentistas y se lanzaron a la manigua en busca de ese objetivo.

Era uno de esos días que quedan para siempre en la historia, preñado de heroísmo y marcados para siempre por el coraje de los cubanos.

Se ponía en juego el destino de Cuba, continuaba la guerra o se pactaba la paz después de diez años de guerra incesante contra el colonialismo español.

El peninsular Martínez Campos se encargaba de llevar adelante una alianza con España y así darle fin a la guerra en los campos insurrectos.

Ante esa propuesta se alzó la dignidad y valentía de los cubanos en la voz de un bravo mambí: Antonio Maceo Grajales, uno de los más combativos y arriesgados guerreros de la historia.

Al llegar el militar español con la propuesta del Pacto del Zanjón, la respuesta de Antonio Maceo, el Titán de Bronce no se hizo esperar: ¡No . No hay pacto, mis compañeros y yo seguiremos la lucha ¡

Este viril hecho de la historia de Cuba quedó para siempre como la Protesta de Baraguá, acontecimiento que encierra los mejores valores de vergüenza y amor infinito a la libertad, a la tierra que nos vio nacer y a la decisión de luchar hasta vencer con tal de no ver la patria sojuzgada.

 

 

 

 

15/03/2008 22:45. jairis Leer artículo. Historia

Comentarios > Ir a formulario



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris