Facebook Twitter Google +1     Admin

" Morir no es nada, morir es vivir, morir es sembrar." José Martí.

Verdad.

20080623023919-cinco.jpg

Por: Elízabeth Silva Rodríguez.

“Nace el guao en el campo del hombre laborioso y silba la serpiente desde sus agujeros escondidos, y brilla el ojo de la lechuza en los campanarios; pero el Sol sigue alumbrando los ámbitos del cielo, y la verdad continúa incólume su marcha por la tierra.” No importa que los medios de prensa norteamericanos quieran esconder la verdad de cinco cubanos que permanecen encarcelados desde el 12 de septiembre de 1998, hace casi diez años.

A estos cinco cubanos se les acusa de ser terroristas, sin pruebas que puedan testificar tal delito. Cualquier país tiene el derecho de defenderse del enemigo y eso es justamente lo que ellos hacían: defender a Cuba y hasta al propio pueblo de Estados Unidos de acciones terroristas.

Cuba ha sufrido por más de 47 años ataques terroristas que ha privado la vida a niños, ancianos y mujeres, para esto se han valido de los más sofisticados medios y atacar a un pueblo, que solo decidió su destino.

¿ Por qué el vecino del Norte no recuerda sus hijos asesinados, víctimas del más cruel acto terrorista  visto en  la humanidad aquel  faídico 11 de septiembre ?

Los cubanos sí, como también tenemos latentes en nuestros corazones los muertos por ataques piratas a nuestras costas, sabotajes, guerras bacteriológicas, como el dengue hemorrágico, que tantas víctimas cobró; todo esto sin detenernos en las agresiones económicas.

Para evitar esas muertes, destrucción, sufrimiento y luto en las familias cubanas y norteamericanas es que René González, Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Fernando González y Antonio Guerrero estaban allí, previniendo estas acciones. Llevan casi diez años de prisión en sistemas penitenciarios sin el más mínimo respeto de los derechos humanos.

Gerardo no ha visto a su esposa Adriana Pérez, desde el mismo momento de su detención, en franca violación de los más elementales derechos humanos, a ella y Olga Salanueva, esposa de René, le ponen impedimentos, trabas, valiéndose de miles de patrañas y burdas mentiras para impedirles las visitas.

Según las leyes, todo recluso tiene derecho a ser visitado por sus familiares, esta es una de las tantas violaciones que se comete en este caso.

Ivett, la hija de René, que nació cuando lo encarcelaron, cumple ya 10 años y a Gerardo y a Adriana le niegan la posibilidad de ser padres. ¿Esto no es acaso una tortura, una violación y uno de los actos más inhumanos que se conocen?

El tiempo pasa, las manipulaciones e intrigas de las leyes norteamericanas continúan, por eso es necesario que todas las personas de buena voluntad se unan a nuestro reclamo, ¡ que el sistema jurídico estadounidense no se deje manipular por jueces y personas inescrupulosas que no QUIEREN RECONOCER EL CARÁCTER PARCIAL DEL SISTEMA JURÍDICO ESTADOUNIDENSE¡.

Confiamos en el noble pueblo norteamericano que acogió en su seno a nuestro Apóstol José Martí, a Antonio Maceo y a muchos más que estuvieron exiliados allí.

¡ Que el pueblo norteamericano sepa que cinco cubanos continúan presos en ese país injustamente, que sepan la verdad sobre ese caso, que la verdad no se razona; se reconoce, se siente y se ama.

Comentarios > Ir a formulario



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris