Facebook Twitter Google +1     Admin

" Morir no es nada, morir es vivir, morir es sembrar." José Martí.

Lejanías.

20080320015149-inocentes.gif

Por: Elizabeth Silva Rodríguez.

Lejanías, nostalgias, sueños de amor interrumpidos y citas no asistidas no constituyen motivos suficientes para que cinco jóvenes, desde su encierro impidan  el vuelo de sus  esperanzas de regreso.

Convicciones muy fuertes los mueven, un amor común los llena, un amor incomparable por el que son capaces de dar hasta sus propias vidas.

Cinco jóvenes cubanos víctimas de la injusticia y represalias de un imperio que no perdona a un pequeño pueblo que hace obras de grandes: una REVOLUCIÓN A NOVENTA MILLAS del imperialismo yanqui y una lucha incesante contra el terrorismo, causa a la que se entregaron con infinita dedicación Fernando, René, Gerardo, Ramón y Antonio, cinco jóvenes cubanos que antepusieron el amor a la tierra que los vio nacer y a las luchas antiterroristas a sus intereses personales, a la calidez de su tierra, hogares y familias. Sus concepciones de justicia social fueron más poderosas.

El gobierno estadounidense quiere ocultar su verdad, no quieren reconocer su inocencia y dedicación sin límites a evitar muertes y dolor en el mundo.

Quieren tergiversar la verdadera esencia del combate de estos cinco compañeros, hacer ver ante la opinión mundial que eran espías, cuando en realidad lo arriesgaban todo dentro de las filas enemigas, de los grupos mafiosos y terroristas de Miami para evitar el luto y dolor, mientras los verdaderos asesinos como Luís Posada Carriles andan sueltos y protegidos por el gobierno de Estados Unidos.

El país que se autoproclama PALADÍN DE LOS DERECHOS HUMANOS viola de forma descarada los más legítimos derechos de estos prisioneros, al no permitir que Adriana  y Olga,  dos de las esposas de los cinco héroes  puedan visitarlos.

Casi diez años de encierro ilícito por una violación nunca cometida y como respuesta condenas absurdas, nunca vistas en la historia jurídica de los Estados Unidos.

Autenticidades escondidas, manipulaciones de causas y odio eterno a la dignidad de un pueblo que sabe cuál es su camino y por qué lo escogió.

Mientras tanto el muro del silencio se derriba, el apoyo a los Cinco crece y los Comités de Solidaridad se diseminan por todos los continentes.

Las acciones de respaldo a la noble causa de los Cinco antiterroristas cubanos cobra cada vez más espacio, muchas personas se suman a la ofensiva, divulgan desde cualquier rincón del mundo la inocencia de los compatriotas y el ilegal encierro de que son víctimas.

Fernando, René, Gerardo, Ramón y Antonio, no son culpables, son hombres dignos, conocedores del deber y la vergüenza, símbolos de la integridad humana y el cumplimiento del deber, ni el mar que nos separa, ni el muro de silencio que pretenden imponerles logrará el mutismo, todas las voces honestas del orbe se alzarán para gritar su inocencia y el regreso.

 

 

 

Comentarios > Ir a formulario



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris