Facebook Twitter Google +1     Admin

" Morir no es nada, morir es vivir, morir es sembrar." José Martí.

Nuestro grito de ¡Viva Cuba Libre!

Por: Elízabeth Silva Rodríguez.

Usted no tiene ningún derecho, señor Bush a amenazar a un pueblo que no le teme ni a sus escaramuzas ni a sus métodos fascistas.

Usted no tiene ningún derecho a utilizar el grito de guerra de los cubanos dignos, de los que se lanzaron a la manigua para hacer libre a su patria, de los que la defendemos a cualquier precio.

El mundo peligra por una histérica carrera armamentista desatada por un presidente irracional que ni siquiera sabe las consecuencias para la especie humana si se produjera una nueva conflagración universal.

Su capacidad cognoscitiva y su precaria inteligencia no le permite razonar.

¿Por qué propone planes y engendros a los no le tememos? Está perdiendo su tiempo.

Aquí hay un pueblo que supo enfrentarse a los españoles, a dictaduras sangrientas impuestas desde Estados Unidos, un pueblo heredero de sentimientos patrióticos que ha sabido ponerlos por encima de todo con la dignidad y el coraje que lo caracteriza.

Han tratado de rendirnos por hambre y carencias, pero le duele el fracaso, estamos hechos de una capacidad de resistencia incalculable, ni siquiera cuando creyeron que nos quedábamos solos no temimos ni flaqueamos.

Hemos aprendido a crecer ante las adversidades. Eso lo heredamos de los heroicos MAMBISES, los que nos legaron el amor a la patria, a los sueños de justicia social, odio al opresor y aborrecimiento por los que intentan imponernos enmiendas y leyes utópicas.

Las nuestras están hechas, aprobadas por nosotros, leyes del socialismo, de apego a la verdad y la justicia.

SEÑOR BUSH, USTED NO TIENE NINGUN DERECHO A PRONUNCIAR El GRITO DE ¡VIVA CUBA LIBRE! ES NUESTRO, DE LOS CUBANOS Y DE LOS QUE AMAN NUESTRA CAUSA.

29/10/2007 02:49. jairis Leer artículo. Política

Comentarios > Ir a formulario



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris